CHARLES  AMÉDÉ MARIE RACINE

                                                                   

INGENIERO HORTICULTOR EGRESADO DE LA ESCUELA DE HORTICULTURA DE VERSALLES

UN FRANCÉS DE RELEVANTE ACTUACIÓN EN EL URUGUAY DEL NOVECIENTOS

Margarita Montañez

INTRODUCCIÓN

El gobierno de la ciudad de Montevideo (capital del Uruguay), la Junta Económica Administrativa (JEA), crea en 1889 la Dirección de Paseos.

Era la época de un país que buscaba modernizarse y conseguir un lugar de prestigio a nivel mundial. Con una muy minoritaria población indígena, disminuida aún más durante la conquista española, también una escasa población de africanos llegados al país como esclavos. La fuerte inmigración europea marcó nuestro destino.

Así nos definimos los uruguayos, como descendientes de los inmigrantes «bajados de los barcos». Aquí se mezclaron mayoritariamente españoles, italianos, franceses, ingleses y suizos. Hoy solo un 10% de la población del país tiene algún porcentaje de sangre indígena y otro 10 % se considera como afro-descendiente.

El período inmediatamente posterior al nacimiento de la República Oriental del Uruguay (1825), fue, obviamente, de rechazo a todo lo español. Debido al alto porcentaje de franceses afincados, especialmente en Montevideo, fue su cultura la que lideró los objetivos modernizadores.

El francés era el idioma que necesariamente debía manejar todo hombre de la alta sociedad, además del español.

Largas estadías en Francia de toda la familia y estudio de los hijos varones en París, eran lo común, casi obligatorio, para mantener el prestigio social. De allí venían el mayor porcentaje de influencias culturales, artísticas, científicas, las costumbres familiares e individuales, las modas, la gastronomía. Se importaba el equipamiento completo para las viviendas y lo que no podía traerse se imitaba, como por ejemplo, los jardines.

Cuando se crea la Dirección de Paseos no había técnicos competentes en el país. De acuerdo a lo aclarado en párrafos anteriores, los contactos se hicieron en Francia, especialmente en Paris.

Soñando con una ciudad capital a la europea, se contrata al ya famoso Paisajista y Botanista Edouard André (1840-1911), para un Plan de Embellecimiento y Extensión de Montevideo. André nos visita con su hijo René, Ingénieur d´Arts et Manufatures, en 1890. Recorre el Uruguay buscando flora indígena ornamental para nuestros parques y aclimatarla para los parques de Paris. [1]                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Por consejo de André se contrata a otro profesional francés. Así llega a Montevideo Louis-Ernest Racine (1861-1902), Ingeniero Horticultor egresado de la Escuela de Horticultura de Versalles para ocupar el cargo de Jefe de Parques y Jardines, estableciéndose en Montevideo con su familia en 1891, donde muere en 1902.

Unos cuantos años antes, en 1938, había llegado, por iniciativa propia, Pedro Antonio Margat, perteneciente a una familia de horticultores de Versalles, donde se afinca y forma su familia.

Se inicia así una tradición de botánicos, horticultores y paisajistas de origen francés, al cual debemos mucho del patrimonio de los espacios ajardinados, públicos y privados, que hoy valoramos y disfrutamos.

 La lista se continúa con Edouard Gauthier, contratado como Jardinero Jefe de la Dirección de Paseos, quien llega en 1904. También egresado de la Escuela de Horticultura de Versalles. Auguste François Lasseaux, quien, según la información que conozco, habría llegado en 1853. Otro francés, Charles Thays, afincado en la Argentina, nos dejó importantes obras tanto públicas como privadas. [2]

El trabajo que presentaré a continuación lo inicié en el Instituto de Historia de la Arquitectura de la Facultad de Arquitectura (Universidad de la República), en 1986, sobre los Espacios Abiertos Públicos, especialmente los ajardinados.

Por primera vez se encaraba el tema como objetivo específico de una investigación científica, lo cual significó empezar de cero y crear una metodología de trabajo específica, diferente de la aplicada para la arquitectura o el urbanismo.

Diversificadas fuentes de información para la investigación tuvieron que ser consideradas. Archivos prácticamente no existían. El correspondiente a la Dirección de Paseos había sido, años atrás, destruido por un incendio. No podía basarme en cursos realizados a nivel académico, ni en monografías.

La actual Intendencia de Montevideo (ex Junta Económica Administrativa) tiene registros de finales del 1800 y principios del 1900, muy descuidados, de los Permisos de Construcción de las obras de Arquitectura, pero no de los espacios ajardinados.

Debí hacer una re lectura de todo el material historiográfico y fichar las escasas notas sobre el tema, no siempre totalmente confiables y muchas veces controversiales. Me fue útil la prensa escrita de la época con fotos en blanco y negro.

Más confiables fueron las entrevistas realizadas a las familias de los técnicos franceses que se quedaron en el país, como es el caso de Charles Racine precisamente.

Otras veces documentos, considerados perdidos fueron presentados por particulares al Instituto de Historia de la Arquitectura, como es el caso del Plan de Extensión y Embellecimiento de la ciudad de Montevideo por Ed. André. [3]

En el  caso de Pedro Antonio Margat, contamos con la Introducción del historiador Pivel Devoto al Diario de su Establecimiento de Horticultura y Aclimatación.[4]

Pocas referencias tengo sobre Edouard Gauthier, llegado a Montevideo con su familia en 1904, quien abandonó su cargo en la Junta Económico Administrativa y dedicó su vida a la docencia en la Escuela de Agronomía, hoy Facultad de Agronomía. [5]

Los pocos datos que tengo de Lasseaux se los debo agradecer a  Ives–Marie Allain, del Jardín de Plantas de Paris. [6]  Lasseaux deja su trabajo en el Jardín de Plantas en 1853 y se viene a trabajar al Uruguay con el empresario José de Buschental, natural de Estrasburgo.

En cuanto a Charles Thays, consultamos su archivo particular, celosamente guardado por su familia, debido a la gentileza de su bisnieto Carlos Thays. Ha sido excelentemente estudiado por la Dra. Sonia Berjman y sus publicaciones dan cuenta de ello. [7]

CHARLES  AMÉDÉ MARIE RACINE

Un francés que llegó para hacer del Uruguay su patria y la de su familia.

El contacto con su familia fue bastante particular y anecdótico. Por mi trabajo como Docente de Historia de los Jardines, en la Escuela de Jardinería Municipal, hacia fines de los años 1980, me entero que su hija Germaine vivía en Montevideo. También me habían informado que Racine estaba enterrado en el Cementerio Inglés. Fue así que un frío domingo invernal decidí buscar su tumba, la encontré y en la Administración me dieron los datos para ubicar a su familia. Fue entonces cuando conocí a Germaine, una señora muy gentil, que me recibió amablemente, me habló del cariño hacia su padre, y del amor de su padre hacia las plantas.

¡Con razón en la prensa se le citaba como «el señor de los parques»!

Germaine, vivía con una cuñada y recuerdo que me recibían amablemente las dos por igual. Vaya aquí mi agradecimiento a ambas, no siempre en el curso de mis investigaciones he dado con personas de tal sentido humano. También ahora su nieta, Helena,  continúa viva la historia familiar y agradecemos que por intermedio de ella hubiéramos podido publicar un retrato de Charles Racine en otra publicación. (fig. 1) [8]

Fue así que pude documentarme directamente del Archivo Familia Racine, formado por recortes de diarios fundamentalmente, algunos documentos y 3 álbumes de fotos, de plazas y parques de Montevideo, fechadas en 1913.

El deseo de su hija era que todo ese material no se perdiera y pudiera servir para mantener viva la memoria de su padre. Le aconsejé que lo donara o vendiera al Museo Histórico Nacional, y así fue que generosamente decidió donarlo.

Mi investigación comenzaba a centrarse en los técnicos franceses actuantes en Montevideo, sobre los cuales no había nada escrito y se les mencionaba muchas veces con errores, pues las informaciones no procedían de trabajos científicos.

Mi trabajo en el Instituto de Historia de la Arquitectura me exigía desviarme de esta apasionante investigación y realizar monografías sobre otros temas.

Mi primer artículo sobre los franceses mencionados fue publicado en  1993, con los primeros y escasos datos obtenidos.[9]

En 1997, siendo docente de la Escuela Municipal de Jardinería, que funcionaba en el Jardín Botánico, tomo conocimiento, accidentalmente, de que se había recibido una carta manuscrita de la Bibliothèque Municipal de Dieppe, con fecha 7 de marzo de 1989, firmada por M. Laisne Michel, quien era el Conservateur des Fonds Ancien et Local, en procura de datos sobre Charles Racine «créateur du Jardin Botanique de Montevideo». El 26 de marzo, M. Laisné vuelve a reiterar su solicitud. Nadie  le contesta, obviamente por desconocimiento y también desinterés sobre el tema.

Increíblemente las cartas habían sido guardadas, las pedí y me las dieron. Casi sin esperanzas le escribo, casi 10 años después, y me contesta Saline Desavoye-Aubry, Assistante du Conservation du Patrimoine, con fecha 4 de agosto de 1997. Me informa que M. Laisné está muy enfermo y no ha continuado sus estudios sobre la familia de jardineros y horticultores de Dieppe.

Una vez más debo agradecer la gentileza de personas que generosamente me brindaron total apoyo.

Saline me envío recortes de diarios de Dieppe, por los cuales me entero de que Charles y Ernest provienen de una vieja familia de jardineros.  En uno de esas notas se menciona a un «Racine» como jardinero del castillo de M. le colonel de Perthouis, en el año 1848.

Por supuesto también hice el trabajo de campo y el reconocimiento de su obra, la cual, debido a la fragilidad que caracteriza el trabajo paisajístico, se percibe hoy muy alterada, por el paso del tiempo, por mal manejo de los elementos vegetales y por intervenciones inadecuadas.

Falta mucho aún para completar esta investigación, por lo cual la consideramos una obra abierta, a continuar tanto en Francia como en el Uruguay, y también en Bolivia y en Panamá.

000000

De acuerdo a las informaciones documentales enviadas por la Médiathèque centre Jean Renoir de Dieppe, en 1997, podemos reconstruir un parcial árbol genealógico de los hermanos Racine en Francia. [10]

Charles Amédée Marie Racine nace en Dieppe el 23 de febrero de 1859. Su hermano Louis Ernest, también diepois, nace el 22 de julio de 1861. Ambos en la rue D´Arques.

Sus otros hermanos eran Rosine Lucie Marguerite, Henri Emile, Jules Léon, Léon Victor, Eugène Jules y Auguste Paul.

Según la fotocopia manuscrita (de muy mala calidad) enviada por Saline, del acta de nacimiento de Charles, al margen izquierdo se anotó - no sabemos por quién - que Ch. A. Racine había contraído matrimonio en La Paz, Bolivia, el 9 de octubre de 1897 con Marie Thèrése Dessaux.

Su padre fue Amédé Augustin Racine, de profesión jardinero, nacido en la Chapelle du Bourgay, arrondissement de Dieppe, el 4 de febrero de 18?. Era el hijo mayor de Amédé Racine, jardinero, y de Define Marie Magdaleine Bersons, también diepois, nacida el 3 de abril de 18?.

Su madre, Rose Marie Joséphine Bourgois, nacida en Dieppe el 3 de abril de 18?, era la hija menor de Denis Bourgeois, “marchand de corvages” y de Define Marguerite Pauline Picard, también afincados en la ciudad de Dieppe.

Por la prensa me informo que Charles Racine tuvo una estadía de 18 meses en Inglaterra, estudiando inglés y «estudios de plantas». Luego obtuvo un beca para la Esc. Nacional de Versalles.[11]

TRABAJO EN PANAMA

Charles Racine en 1886, obtiene su primer trabajo en América para una empresa francesa que fracasa en la construcción de un canal interoceánico en el istmo del Darién, zona selvática y montañosa. El canal había sido concebido por el francés A, Airiau en 1859, incluyendo una ciudad, rodeada de 18 granjas para el abastecimiento de sus habitantes y 11 granjas más a lo largo del canal. La obra se inicia en 1880 y fue abandonada en 1895 como irrealizable.

Recién egresado de la Esc. de Horticultura de Versalles fue nombrado como Jardinero Jefe de las obras de jardinería y embellecimiento de las obras del canal interoceánico. Permaneció allí 2 años, se enfermó de fiebre amarilla, se trasladó a Venezuela pensando en restablecerse, pero contrajo disentería y debió regresar a Paris. Según certificado de trabajo, en el canal su estadía fue desde el 10 de marzo de 1886 al 5 de abril de 1887. [12]

CORTIJO VIDIELLA

En 1889 llega Racine al Uruguay, contratado en Paris por Francisco Vidiella, para trabajar como Director Técnico del “Cortijo Vidiella”, fundado en 1884, en un paraje cercano a la ciudad capital, Toledo, con un contrato por 3 años. En un afiche de propaganda se le presenta como discípulo diplomado de la Escuela de Horticultura de Versalles en Francia.[13]

ACTIVIDAD EN BOLIVIA 

De Montevideo se traslada a Bolivia, contratado por un particular.

Había sido contratado como horticultor y floricultor desde 1º de enero de 1892 al 1º de enero de 1895 en «La Glorieta» propiedad del Sr. Francisco Argandona, en Sucre, Bolivia. [14]

A partir del 1º de agosto de [1895] y debido a la muerte del Sr Argandona, comienza a trabajar para la Sra. E, viuda de Castagné como Administrador general de sus propiedades en el dominio de Chivicini, con un contrato por 5 años. La propiedad es una huerta y se le encargan los cultivos y trazar un jardincito inglés a fin de dar un aspecto más alegre a la finca.[15]

No hay documentos en el Archivo familiar de porque abandona ese trabajo o si al mismo tiempo es contratado por el Concejo Departamental de La Paz, Bolivia, el 30 de agosto de 1895, como Conservador del parque de la plaza 16 de julio. [16]

También por informaciones de prensa, en Bolivia hizo exploraciones por la selva para reconocimiento y explotación de los árboles del caucho.

Luego de dos años regresa a Montevideo con su esposa Marie, donde se radica y forma su familia, completada con cuatro hijos, Armando, Germaine, Jorge y René.

TRABAJOS EN PUNTA BALLENA (hoy Arboretum Lussich)

Para este trabajo es contratado por Antonio Lussich, empresario naviero uruguayo, quien sueña con dominar las tierras pedregosas de la Sierra de la Ballena, a 150 kilómetros de Montevideo, y dominar las dunas sobre el Río de la Plata, con plantaciones de pinos, eucaliptus y acacias trinervis, como protección imprescindible para implantar especies exóticas, por él, el Sr. Lussich, escogidas y traídas de varios países.

En 1904 se publica un artículo de Carlos Thays elogiando la obra de Charles Racine quien hizo realidad el sueño de Lussich, convirtiendo un predio de 400 hectáreas en un Arboretum, hoy de propiedad estatal, abierto a todo público. [17]

JARDIN BOTANICO

Por iniciativa de José Arechavaleta, Director del Museo Nacional y de Cornelio B Cantera, Director de Cementerios municipales, quien cedió las primeras especies indígenas que se plantaron, apoyados por Daniel Muñoz, periodista, quien fuera luego el 1º Intendente de Montevideo, se nombra a Racine, el 23 de agosto de 1902, como Jardinero Jefe del Jardín Botánico, con el encargo de realizar el plano correspondiente y las plantaciones debidas. También se creará el primer Vivero municipal. [18]

El Jardín Botánico y el Vivero tomaron parte del Parque El Prado, nuestro primer parque público.

En el documento también se anota que Racine pasará a residir en la finca del Jardín Botánico. Muchos años vivió allí con su familia, como bien lo recordaba su hija Germaine. (fig. 2/3/4)

Al mismo tiempo se le encarga el cuidado, conservación y embellecimiento del Parque Urbano, así como también la multiplicación de plantas al aire libre. (fig. 5)

Desde el comienzo Racine plantó especies indígenas y comenzó con los viveros municipales que más tarde enriquecerían el arbolado urbano. Se mencionan especies como el caaobetí (Luehea divaricata), el higuerón (Ficus luschnathiana), el sarandí colorado (Cephalanthus glabratus), el molle (Squinus), el timbó (Enterolobium contortisiliquum) y el quebracho (Acanthosyris spinescens).

A estas primeras especies indígenas,  luego se le agregaron otras, indígenas y foráneas, como tipas (Tipuana s/p), jacarandás (Jacarandá s/p), olmos (Ulmus s/p), palmeras (indígenas y otras), castaños (Castanea s/p), robles (Quercus s/p), fresnos (Fraxinus s/p), acacias (Acacia s/p), lapachos (Tabebuia s/p), ceibos (Erythrina s/p), álamos (Populus s/p), plátanos (Platanus s/p), pinos (Pinus s/p) y eucaliptos (Eucalyptus s/p), sin más datos para clasificarlas botánicamente. [19]

En 1906 viaja a Buenos Aires, Argentina, para entrevistarse con Charles Thays e iniciar un intercambio de plantas y semillas entre ambos Jardines botánicos. Thays había sido el creador del botánico de Buenos Aires.

En 1911 la prensa montevideana elogia los viveros del Prado. El periodista hace un paseo con Racine recorriéndolos y éste le comenta que allí están los futuros ejemplares para el arbolado urbano. Ya se tienen en cultivo más de 50.000 árboles y 25.000 plantados en macetas. Se manifiesta contrario al abuso del plátano (Platanus) en las calles, agregando que lo dejaría para zonas suburbanas y carreteras.  [20]

Por nuestra parte agregamos que el plátano empieza a plantarse en las calles, plazas y parques de la ciudad por sugerencia de Ed. André, a partir de 1891.

JARDIN PARA LA COMISIÓN N. DE CARIDAD Y BENEFICENCIA PÚBLICA.

El 31 de abril de 1902, la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia Pública (hoy Ministerio de Salud Pública) solicita a la Junta Económica Administrativa el concurso del Horticultor Paisajista Carlos Racine para una obra de su propiedad en Punta Carretas, Montevideo. [21]

Es la única mención que hemos encontrado sobre este trabajo. Suponemos que no se hizo nada pues los terrenos propiedad de la dicha comisión, fueron vendidos y allí se realizó un pequeño parque y los terrenos frentistas fueron loteados para viviendas. Hoy es un precioso barrio de la ciudad, Villa Biarritz. Una vez más señalamos la influencia de la cultura francesa, los nuevos barrios, cuando quería otorgárseles prestigio, se les nominaba en relación a nombres franceses.

Este barrio llega hasta la costa del Río de la Plata, pero en una zona pedregosa, no de arenas blancas y finas, como es en general  este borde del «río ancho como mar».

NOMBRAMIENTO COMO ENCARGADO DE LA ADMINISTRACIÓN DEL PRADO

Con fecha 15 de diciembre de 1906, por parte de la Dirección de Parques y Jardines de la Junta Económica Administrativa, se le nombra, con carácter interino, Encargado de la Administración del Prado. [22]

En esos años estaba ya al frente de los tres más importantes espacios ajardinados de Montevideo, los Parques Prado y Urbano (hoy Rodó) y el Jardín Botánico.

NOMBRAMIENTO COMO JEFE TÉCNICO DE LA INTENDENCIA DE MONTEVIDEO

El 13 de febrero de 1912 se le notifica al Sr. Carlos Racine que ha sido nombrado Jefe Técnico de la Sección Parques y Jardines de la Municipalidad de Montevideo.  [23]

Hasta ese momento el cargo había sido ejercido por Edouard Gauthier y cuando decide retirarse de la Municipalidad se nombra a Ch. Racine. El primer jefe de esa repartición fue su hermano Ernest hasta su muerte en 1902, del cual nos queda, casi sin cambios una plaza. (fig. 6)

La prensa capitalina se hace eco de ese importante nombramiento para el profesional franco uruguayo, bien conocido por su intervención en los espacios ajardinados del país.

Cargo que mantiene hasta su renuncia, muy comentada en la prensa montevideana, por razones políticas, el 15 de diciembre de 1915. [24]

CABALLERO DEL MÉRITO AGRÍCOLA

Charles Racine seguía siendo un caballero francés y su patria, Francia, no se olvidaba de sus hijos en el exterior.

El 3 de setiembre de 1912, la Embajada francesa en el Uruguay le comunica que había sido nombrado Caballero del Mérito Agrícola. [25]

La prensa montevideana, como también la de Dieppe se hacen eco de ese homenaje.[26]

ROSALEDA JUANA DE IBARBOUROU

Varios son los artículos de prensa que señalan con gran entusiasmo la inauguración del Rosarium, como lo designaba Racine, el 17 de noviembre de 1912. [27] Al momento de su inauguración ya contaba con luz eléctrica.

Contribuye a ser un hito de nuestros jardines públicos, el que se ubicase en un sector privilegiado del Parque El Prado, en una suave ladera hacia el Arroyo Miguelete.

La idea original de dotar a Montevideo de una rosaleda fue de Francisco Vidiella, como Presidente de la Junta Económico Administrativa, en 1907. Convocándose a Racine para ese trabajo desde el principio. Por falta de dinero fue postergándose su realización.

Racine proyecta un magnífico jardín de rosas, hoy muy bien conservado, punto de atracción de todos los montevideanos y visitantes que admiran la variedad de sus rosas, su color y su perfume, el placer de caminar por sus galerías y de sentarse alrededor de su fuente central. (fig. 7/8)

Al principio había una pequeña fuente que luego fue completada, tal como la disfrutamos hoy, por una glorieta circular.

Según el plano de Racine, la rosaleda es un rectángulo de 90 metros por 70 metros, formado por avenidas abovedadas y cúpulas de hierro en sus esquinas, inscripta en un óvalo de césped de 150 metros por 100 metros. 

El Arq. Eugenio Baroffio fue el encargado de calcular la estructura de las galerías y cúpulas de hierro.

Los jarrones fueron traídos de Europa.

Se plantaron 12.000 rosales de 800 clases. Cuatro clases de rosas blancas: Frau Karl Druschky, Gloire Lyonnaise, Margaret Dickson y Merveille des blanches; 5 clases de rosas rosadas: Max Ordefler, Mr. Jules Grolez, Mme. Bernezat, Clara Cochet y Magna Carta; 4 clases de rosas amarillas: Le progres, Contesse Buchard, Georges Schewartz  y Mme. Honoré Defresne; 5 clases de rosas muy oscuras; Imperor, Black Prince, Gloire de Bourge la Reine, Baron de Rostschild y Gloire de la Exposición de Bruselas; 4 clases de rosas coloradas: Georges Moreau, Emile Bordeaux, Mme. Schmidt y Souvenir de la Reine D´Angleterre; 1 de rosas verdes: Viridiflora; y por último 6 clases de rosas de flores muy grandes: Mildred Grant, Paul Neyron, Marechal Souchet y Mme Arthur Ogier.

En torno a la fuente los arcos de hierro (luego sustituídos por una pérgola) estaban engalanados con rosas Souvenir de Léonie Viennot. 

El 5 de noviembre 1913 cuando Theodore Roosevelt visita Montevideo, en una de sus recorridas, pasa por el rosedal e inmediatamente pide bajar del automóvil para recorrerlo. Allí lo acompaña Charles Racine quien le obsequia un ramo de las mejores rosas. [28]

En nuestro país, octubre y noviembre son los mejores meses para estas apreciadas flores. Como nuestro clima lo permite, en toda época del año puede encontrarse algún rosal en flor. Está abierta al público, sin rejas, es de uso irrestricto, todos los días y a toda hora. Las novias tienen por costumbre tomarse fotos allí el día de la boda, tal como he podido verlo, en las viñas de Montmartre o en las plazas de Roma.

Estar entre las rosas, ese es el espíritu del lugar que debemos mantener.

Hoy en no es raro que se organicen conciertos de música culta o popular.

La Rosaleda Juana de Ibarbourou, el Rosarium como lo llamaba Racine, fue desde su inicio y sigue siéndolo, una de las mayores atracciones montevideanas.

No todas las especies iniciales se mantienen, pero contamos con la suerte de que una familia de jardineros del Municipio de Montevideo, sigan encargándose de ella

Con el cargo de Capataz de la Rosaleda, hoy Antonio Mores, antes lo fue su padre Oscar y comenzó los cuidados su abuelo Antonio.

La rosaleda tiene su vivero propio, al cuidado de Antonio, profesor  de la Escuela de Jardinería del Municipio.

PARQUE DE LA ESCUELA DE VETERINARIA (hoy Facultad de Veterinaria)

Por notas de prensa del año 1915, Racine fue encargado del plano y realización del parque que rodea la Escuela de Veterinaria (hoy Facultad de Veterinaria). El parque está muy descuidado, sin ningún mantenimiento, es casi irreconocible lo planteado en el plano original. (fig.9)

VIVERO NACIONAL DE TOLEDO

En 1915 se le encarga el plano y realización del Vivero Nacional de Toledo, lindante con el Cortijo Vidiella, donde había trabajado años atrás (fig.10)

El eje central, proyectado por Racine, era una gran avenida de 700 metros de largo por 20 metros de ancho. A los bordes alineamientos de Phoenix Canariensis.

PARQUE DE LA COLONIA DE ALIENADOS

En 1913 también proyecta y realiza un gran parque de 164 hectáreas para la Colonia de alienados en Santa Lucía, cercana a Montevideo. No hemos encontrado documentación que señale que se realizó según el plano proyectado por Racine. (fig.11)

Según textos escritos a máquina, sin datos, del Archivo de la familia Racine, se menciona que el eje principal sería una avenida de 2100 metros de largo por 70 metros de ancho, bordeada de 4 filas de Phoenix canariensis y una franja engramillada central.

El camino de circunvalación tendría una longitud de 8 kilómetros por 30 metros de ancho, flanqueada de 4 filas de eucaliptos de diferentes especies.  

OTROS TRABAJOS PUBLICOS Y PARTICULARES

Charles Racine realizó, al mismo tiempo que su obra pública, mucha obra particular, de la cual no puedo presentar documentación, por no tener archivos y solamente contar con informaciones de prensa muy parciales.

Por ejemplo, dirigió las plantaciones de la sede en Malvín de la Sociedad bascongada del Uruguay. No se informa si también hizo el plano, ni el año de la realización. Sin embargo es posible considerarlo un dato seguro porque está publicado por el mismo Boletín de la sociedad. [29]

Realizó y se puede decir que diseñó (por no haber otros profesionales aptos) las plazas principales de las ciudades de Melo, Dolores y Paysandú. (fig 12) [30]

En otra nota de prensa se menciona que hizo el parque sobre la ruta que lleva a la ciudad de Rosario.  Lo conocemos y no tiene un diseño que lo vincule con Racine, es simplemente una plantación de eucaliptos.

También las plazas montevideanas, Trouville y Gomensoro, muy modificadas actualmente, y de las cuales tenemos fotos tomadas de los álbumes del Archivo Familia Racine (fig.13).

Sobre el Parque de la Piedra Alta en la ciudad de Florida, aún hoy muy cuidado, tenemos la documentación que prueba el encargo de su proyecto y plantación, pero no sabemos si las plantaciones actuales responden a las previstas por Racine. (fig. 14)[31]

Visitando la casa quinta de un destacado político uruguayo, Luis Alberto de Herrera encontré un pequeño plano, para el jardín y huerto de su propiedad, firmado por Racine, y fechado en 1911. (fig.15)

De autoría de Racine fue el Parque Capurro, que tuvo gran auge hacia 1920, por su pista de patinaje. Hoy pasa por él una de las carreteras de acceso a Montevideo.

El jardín lateral de la Quinta de Ortiz de Taranco, sería de autoría de Racine. Tenemos el dato por referencias familiares de los Ortiz. Lo conocimos y fotografiamos hace años, hoy el diseño es irreconocible pues la caminería y los canteros están invadidos por la maleza.

PARQUE NACIONAL DE CARRASCO (hoy Parque Roosevelt)

Cuando se aleja de la administración Municipal es contratado, inmediatamente, por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), en 1916, para la creación y plantaciones de un parque en terrenos lindantes con el departamento de Montevideo, por ese entonces, zona rural, hoy totalmente urbanizada.

Los terrenos eran resultantes de la donación de los herederos de Doroteo García.

El predio destinado a parque estaba conformado por 375 hectáreas de dunas que partían del Río de la Planta hasta una zona de bañados de otras 900 hectáreas y con la condición, por legado, de desecar los bañados. El terreno era un gran rectángulo de 1350 metros sobre la costa y 550 metros del lado de los bañados.[32]

Trabaja en esta ocasión conjuntamente con el Arq. Raúl Lerena Acevedo del MOP. Plantea un parque con caminos diferenciados para peatones, cabalgantes y autos, y otras varias instalaciones. (fig.16/17)

El diseño, al igual que todos sus otros parques, era según el estilo dominante del momento. Un camino de circunvalación de 8.600 metros de largo y 50 metros de ancho. Caminería curva de grandes ondas que se juntan o se distancian. Grupos de árboles sobre el césped y alineamientos de diferentes especies en las avenidas, caracterizándolas.[33]

La conexión con el centro de la ciudad era dificultosa y por malos caminos. Cuando la inauguración del Hotel Carrasco, del balneario homónimo, sobre el Río de la Plata, se pensó en aumentar los atractivos del Hotel y Balneario uniéndolos con el Parque. Se realizó esa conexión muchos años después.

El Parque de Carrasco acaparó la atención de la prensa montevideana desde su inicio hasta su inauguración y años después, era el gran parque del Uruguay, no solo de Montevideo.

De uno y otros artículos periodísticos recogimos informaciones variadas; de que muchos caminos estaban bordeados de eucaliptus y de álamos, que había una estupenda rotonda formada de sauces llorones. Se destacaba un pinar y un palmeral.

Uno de los tantos artículos periodísticos, hace mención de ya en el año 1928, estaban plantados 600.000 pinos (Pinus s/p), 34.000 sauces (salix s/p), 30.000 robles (quercus s/p), 50.000 álamos (Populus s/p), 20.000 acacias (Acacia s/p), los eucaliptos (eucaliptus s/p) eran de más de 24 especies, además de palmeras y ceibos (Erythrina s/p).[34]

Al no contar con documentos más precisos, no sabemos que especie de árboles exactamente fueron plantados por Racine. Actualmente tampoco hay un relevamiento botánico del parque.

Solo se hace mención del 1º eucalipto plantado, un “botriyoides”. Plantado el 6 de setiembre de 1916.[35]

Los edificios de la administración y viviendas para los peones, según el periodista eran dignos de admiración pintados de vivos colores se ubicaban entre macizos de flores.

Las construcciones de la administración, escritorio de Racine y vivienda del personal tenía techo de paja (construcción vernácula de nuestras viviendas campesinas) y paredes de junco por dentro, y por fuera de zinc, cubiertas de rosales y enredaderas.[36]

El parque fue habilitado al público recién en 1941, después de la muerte de Racine. Durante todos los años que llevó su diseño y plantación, muy dificultosa por cierto, entre dunas y bañados, la prensa acompañó sucesivas visitas de autoridades.

Racine se negaba a que se abriera al público por miedo a los incendios que ya habían destruido parte de los árboles que con gran esfuerzo plantaba haciendo pozos en la arena. Sobre todo por el hecho de haberse asentado las dunas con tantos pinos, tan fáciles de arder.

CRUZ DE CABALLERO DE LA LEGIÓN DE HONOR

En 1934 recibe la Cruz de caballero de la legión de Honor, la cual le fue entregada en la Embajada de Francia el 24 de marzo de 1934[37][38]

El homenaje tuvo numerosas repercusiones en la prensa montevideana y de Dieppe.

Fallece el 19 de marzo de 1935, en el aviso mortuorio se cita a su esposa Maria Dessaux, sus hijos Armando, Germaine, Jorge y René y a sus hermanos ausentes, Enrique Racine y Lucia Racine de Lafosse.

Los diarios  de la ciudad de Dieppe se hacen eco de la noticia, lo que nos muestra que nunca perdió sus vínculos con su familia y su ciudad natal.[39]

Después de su muerte, sus amigos se movilizan para que el  llamado Parque Nacional de Carrasco pasase a llamarse Charles Racine.

En 1935 y 36 se trata el proyecto de ley en la Parlamento Nacional.

También se pide que una calle del Barrio Unión de Montevideo, lleve el nombre de este franco uruguayo a quien tanto debe el ajardinado de nuestra ciudad en los principios del siglo XX y donde vivió con su familia tanto tiempo.

Finalmente, por ley, el 1º de diciembre se designa con el nombre de Racine la av. Central del parque.

En el archivo familiar encontramos recortes de periódico hasta 1946 reclamando la aplicación de esta ley.

Hoy se llama con su nombre una avenida frentista al parque.

Me parece interesante comentar también, los diferentes títulos asignados a este profesional, unas veces fue Ingeniero, otras Arquitecto paisajista o simplemente Paisajista.

No es rara esta confusión, tanto en la prensa como en los documentos de la época de actuación de Racine en el Uruguay, por cuanto, más de 100 después de su llegada, aún no tenemos profesionales con título de “Paisajistas” o Diseñadores de paisaje” en el Uruguay. Hace cuatro años está en marcha, con gran éxito de alumnos, la Licenciatura de Diseño de Paisaje, pero aún no hay egresados.

Los que trabajan, desde hace muchos años, como “paisajistas”, entre los que me incluyo, tenemos títulos universitarios de arquitectos o ingenieros agrónomos, y hemos completado nuestros estudios en el exterior, o en la educación informal.

Por esto último y como conclusión, quiero rendir homenaje a todos los franceses que trabajaron en el diseño del paisaje cultural en el Uruguay y que contribuyeron, gracias al conocimiento y reconocimiento de sus magníficas obras, seguir percibiéndolas con todos nuestros sentidos y nuestra complejidad de seres humanos. Algo imposible de lograr por intermedio de un libro o por internet.

Luego de la creación de la Facultad de Arquitectura, separándose de la de Ingeniería, donde hacia 1920 se dictaron cursos de arquitectura paisajística, egresaron profesionales que continuaron la obra de los franceses.

La época de oro de los espacios públicos ajardinados en el Uruguay puede situarse, sin dudas, entre el 1889 y aproximadamente el 1950. Gracias al esfuerzo pionero de grandes hombres de la política y la cultura que comprendieron la necesidad de dotar a Montevideo, y todas las ciudades del país, de jardines para el ocio y el placer de todos los ciudadanos.

En mi opinión, Charles Amedé Marie Racine, un profesional poco conocido en el mundo y peor aún en el Uruguay, quien tanto trabajó y trabajó en silencio, pues fueron sus numerosos amigos los que salían a la prensa para elogiar y difundir su trabajo, por su modestia, por su sabiduría, merece una mayor atención para el mejor conocimiento y difusión de su obra.

A los jóvenes investigadores de hoy les dejo esa tarea.

 

 

ILUSTRACIONES*

 

Fig. 1 - Fotografía de Charles Racine (gentileza de su nieta Helena Racine)

Fig. 2/3/4 – Fotografías del Jardín Botánico. Album de Archivo familia Racine. Año 1913

Fig. 5 – Fotografía del Parque Urbano (hoy Rodó). Ibid.

Fig. 6 – Plaza San Agustín (hoy Plaza Cipriano Miró) diseño de Louis Ernest Racine. Ibid.

Fig. 7/8 – Fotografías de la Rosaleda. Ibid.

Fig. 9 – Plano del Parque de la Escuela de Veterinaria. «En la Escuela de Veterinaria» El Siglo, Montevideo, 1915, 23 de mayo

Fig. 10 - Plano del Vivero Nacional de Toledo. «En el Vivero Nacional de Toledo»  El Día. Montevideo, 1915, 22 de octubre

Fig. 11 – Plano del Parque de la Colonia de Alienados de Santa Lucía. «En la Colonia de Alienados» El Día, Montevideo, 1915, 12 de diciembre

Fig. 12 – Fotografía de la Plaza de Dolores. Uruguay

Fig. 13 -  Fotografía de la Plaza Gomensoro, Montevideo. Archivo familia Racine, 1913

Fig. 14 – Ibid.

Fig. 15 – Plano del Jardín y Huerta de la quinta de L.A. de Herrera. Archivo Particular

Fig. 16 – Plano del Parque de Carrasco (hoy Parque Roosevelt). «El Parque de Carrasco» El Día, Montevideo, 1916, 12 de agosto

Fig. 17 – Primeras plantaciones en el Parque de Carrasco. Album de Archivo Familia Racine

*todas las ilustraciones deben tener marca de agua

 

 

Notas

  1. MONTAÑEZ, Margarita. « Le Plan André pour Montevideo, projets et realizations», en ANDRÉ, Florence y de COURTOIS, Estéphanie, (directoras). Edouard André (1840-1911).Un paisajista botaniste sur les chemins du monde. Francia, Éditions de l´Imprimeur, 2001
  2. ------------------------------. «Charles Thays y el paisaje urbano de Montevideo», en el VIII Encuentro de intervención en Ciudades históricas. Paisaje cultural. Publicación del Centro cultural de España en México, México, 2010
    1. ----------------------------- Op.cit., 2010
    2. 4.     PIVEL DEVOTO, J.E. «Introducción al Diario del Establecimiento de horticultura y aclimatación de Pedro Margat. 1846-1851. En Revista Histórica, Montevideo, 1977, año 7, tomo 50, volumen 148-150
    3. JUNTA ECONÓMICO ADMINISTRATIVA. Memoria de la Dirección de Parques y Jardines correspondiente al año 1904, Montevideo, 1905
    4. ALLAIN, Yves Marie  y GROUARD, Roseline.  Museum National d´Histoire Naturelle. Service des Cultures. 2001
    5. BERJMAN, Sonia. Plazas y Parques de Buenos Aires: La obra de los paisajistas franceses en Buenos Aires. 1860-1930, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 1998
    6. MONTAÑEZ, Margarita. «La rosaleda de Montevideo», en BERJMAN, Sonia y DI BELLO, Roxana. El rosedal de Buenos Aires 1914-2009, Publicación de la Fundación YPF, Buenos Aires, 2010
      1. ------------------------------ «Actuación de técnicos paisajistas franceses en el Uruguay».  en revista DANA, Documentos de Arquitectura nacional y americana, Nº 33/34, Instituto argentino de investigaciones de historia de la arquitectura y el urbanismo, Resistencia, Chaco, Argentina, 1993

10. Los documentos enviados de Dieppe, son fotocopias de muy mala calidad, por lo cual no podemos fijar con seguridad las fechas de nacimiento de padres y hermanos de Charles Racine

11. «Nuestro homenaje al prestigioso Arquitecto-Paisajista don Carlos Racine», Euskal Erria, Revista quincenal baskongada del Uruguay, Montevideo, Nº 466, 1º de febrero de 1925

12. Societé de Travaux Publiques & Constructions, Paris, 1887. Certificat, [Certificado de trabajos realizados en el Ismo de Panamá (Colombia)].

13. Revista de la Asociación Rural, Montevideo, 1890, Año XIX, Nº 3, [Afiche de propaganda del Cortijo Vidiella]

14. Policía de seguridad, Sucre, Bolivia, 1895 [Certificado de trabajos de Carlos Racine para el Sr. Argandona

  1. 15.  [Chivicini] Bolivia [189?]  Contrato entre la Sra. de Castagné y el Sr Carlos Racine, por 5 años, en su huerta de Chivicini, Bolivia.

16. Concejo Departamental, República de Bolivia, La Paz. 1895 [Nombramiento como Conservador del Parque de la Plaza 16 de Julio].

17. Thays, Carlos. “Punta Ballena. Notas e impresiones” [El siglo]. Montevideo, 1904.

  1. 18.  Junta E. Administrativa. Dirección de Parques y Jardines. Montevideo, 1902, 23 de agosto [Nombramiento como Jardinero Jefe del Jardín Botánico y embellecimiento y cuidado del Parque Urbano].

19. PONTAC, M. Ferdinand. «La obra de don Carlos Racine. El Prado». En Boletín Informativo mensual de la Asociación pro-fomento. Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946.

  1. 20.  «Por los viveros del Prado», en El Día”, Montevideo, 1911.

21. Junta E. Administrativa (JEA) Dirección de Parques y Jardines. Montevideo, 1902, 31 de octubre [Nombramiento para el trazado de un parque y jardines en una propiedad de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia en Punta Carretas].

22. (JEA) Montevideo, 1906 [Nombramiento como Encargado interino de la Administración del Prado]

23. Intendencia Municipal. (IM) Sección Parques y Jardines. Montevideo. 1912 [Nombramiento como Jefe Técnico de la Sección Parques y Jardines]

24. (IM). Montevideo. 1912 [Se acepta la renuncia al cargo de Jefe Técnico de Parques y Jardines]

25. Légation de la République française en Uruguay. Montevideo, 1912 [Nombramiento como Chevalier du Merite Agricole]

26. «Una merecida recompensa». El Plata. Montevideo, 1912, 11 de setiembre

27. «Fiestas de primavera, la exposición de floricultura y el Rosarium, La batalla de las flores». Montevideo, Diario del Plata, Montevideo, 1912, 16 de noviembre. [prácticamente toda la prensa montevideana, desde su creación presenta artículos altamente elogiosos sobre la rosaleda y su creador, imposibles de enumerar aquí]

28. «En el Rosarium», El Siglo, Montevideo, 1913, 5 de noviembre

  1. 29.  «Nuestro homenaje al prestigioso Arquitecto-Paisajista Don Carlos Racine» Euskal Erria Revista quincenal baskongada del Uruguay, Montevideo, 1925, 1º de febrero, año XIV, Nº 466

30. El Día suplemento dominical, Montevideo, 25 de setiembre de 1960, 25 de setiembre

Baluarte, Dolores, 1935, 27 de marzo

31. Documentos del Archivo familia Racine. Croquis parciales del parque

32. «La obra de don Carlos Racine. El Parque Nacional de Carrasco» Boletín informativo mensual de la Asociación Pro Fomento de los Barrios Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946, julio, Nº 3

33. Tabaré, «Con nuestros hombres de progreso»  El Pueblo, Montevideo, 1922, 21 de octubre

34. «En los médanos de Carrasco» Diario Del Plata, Montevideo, 1928, 10 de marzo

35. El Día, Montevideo, 1935, 28 de abril

36. El Pueblo, Op.Cit

37. Documento de Archivo familia Racine

      38. El Debate, Montevideo, 24 de marzo de 1934

             El Pueblo, Montevideo, 25 de marzo de 1934 (tiene foto del homenaje, C.   Racine rodeado de su familia, amigos y personal diplomático)

             L´Impartial de Dieppe, Dieppe, 5 de marzo de 1934.

            La Vigie.[Dieppe]  Recorte de prensa del Archivo familia Racine, sin datos

      39. Archivo familia Racine

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BILBIOGRAFIA

  1. Baluarte, Dolores, 1935, 27 de marzo
  2. BERJMAN, Sonia. Plazas y Parques de Buenos Aires: La obra de los paisajistas franceses en Buenos Aires. 1860-1930, Fondo de Cultura Económica,  Buenos Aires, 1998
    1. El Debate, Montevideo, 24 de marzo de 1934
    2. El Día, Montevideo, 1935, 28 de abril
    3. El Día suplemento dominical, Montevideo, 25 de setiembre de 1960, 25 de setiembre
    4. El Pueblo, Montevideo, 25 de marzo de 1934 
    5. «En el Rosarium», El Siglo, Montevideo, 1913, 5 de noviembre
    6. «En los médanos de Carrasco» Diario Del Plata, Montevideo, 1928, 10 de marzo
    7. «Fiestas de primavera, la exposición de floricultura y el Rosarium, La batalla de las flores». Montevideo, Diario del Plata, Montevideo, 1912, 16 de noviembre

10. JUNTA ECONÓMICO ADMINISTRATIVA. Memoria de la Dirección de Parques y Jardines correspondiente al año 1904, Montevideo, 1905

11. «La obra de don Carlos Racine. El Parque Nacional de Carrasco» Boletín informativo mensual de la Asociación Pro Fomento de los Barrios Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946, julio, Nº 3

  1. 12.  La Vigie. [Dieppe] sin datos
  2. 13.  L´Impartial de Dieppe, Dieppe, 5 de marzo de 1934.

14. MONTAÑEZ, Margarita. « Le Plan André pour Montevideo, projets et realizations», en ANDRÉ, Florence y de COURTOIS, Estéphanie, (directoras). Edouard André (1840-1911).Un paisajista botaniste sur les chemins du monde. Francia, Éditions de l´Imprimeur, 2001

15. ------------------------------ «Charles Thays y el paisaje urbano de Montevideo», en el VIII Encuentro de intervención en Ciudades históricas. Paisaje cultural. Publicación del Centro cultural de España en México, México, 2010

  1. --------------------- «La rosaleda de Montevideo», en BERJMAN, Sonia y DI BELLO, Roxana. El rosedal de Buenos Aires 1914-2009, Publicación de la Fundación YPF,  Buenos Aires, 2010

17. ------------------------------ «Actuación de técnicos paisajistas franceses en el Uruguay».  en revista DANA, Documentos de Arquitectura nacional y americana, Nº 33/34, Instituto argentino de investigaciones de historia de la arquitectura y el urbanismo, Resistencia, Chaco, Argentina, 1993

18. «Nuestro homenaje al prestigioso Arquitecto-Paisajista don Carlos Racine», Euskal Erria, Revista quincenal baskongada del Uruguay,  Montevideo, Nº 466, 1º de febrero de 1925

19. PIVEL DEVOTO, J.E. «Introducción al Diario del Establecimiento de horticultura y aclimatación de Pedro Margat. 1846-1851. En Revista Histórica, Montevideo, 1977, año 7, tomo 50, volumen 148-150

20. PONTAC, M. Ferdinand. «La obra de don Carlos Racine. El Prado». En Boletín Informativo mensual de la Asociación pro-fomento. Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946.

  1. 21.  «Por los viveros del Prado», en El Día”, Montevideo, 1911.
  2. 22.  Tabaré, «Con nuestros hombres de progreso»  El Pueblo, Montevideo, 1922, 21 de octubre
  3. 23.  Thays, Carlos. “Punta Ballena. Notas e impresiones” [El siglo]. Montevideo, 1904.

24. «Una merecida recompensa». El Plata. Montevideo, 1912, 11 de setiembre

      

            

            

     

 

 

 

 

 

 



[1] MONTAÑEZ, Margarita. «Le Plan André pour Montevideo, projets et realizations» en ANDRÉ, Florence y de COURTOIS, Estéphanie, (directoras). Edouard André (1840-1911).Un paisajista botaniste sur les chemins du monde. Francia, Éditions de l´Imprimeur, 2001

[2] MONTAÑEZ, Margarita. «Charles Thays y el paisaje urbano de Montevideo» en el VIII Encuentro de intervención en Ciudades históricas. Paisaje cultural. México, Publicación del Centro cultural de España en México, 2010

[3] Op.cit. MONTAÑEZ, 2010

[4] PIVEL DEVOTO, J.E. «Introducción al Diario del Establecimiento de horticultura y aclimatación de Pedro Margat. 1846-1851». En Revista Histórica, Montevideo, 1977, año 7, tomo 50, volumen 148-150

[5] JUNTA ECONÓMICO ADMINISTRATIVA. Memoria de la Dirección de Parques y Jardines correspondiente al año 1904, Montevideo, 1905

[6] ALLAIN, Yves Marie y GROUARD, Roseline.  Museum National d´Histoire Naturelle. Service des Cultures. Paris, 2001

[7] BERJMAN, Sonia. Plazas y Parques de Buenos Aires: La obra de los paisajistas franceses en Buenos Aires. 1860-1930, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 1998

[8] MONTAÑEZ, Margarita. «La rosaleda de Montevideo», en BERJMAN, Sonia y DI BELLO, Roxana. El rosedal de Buenos Aires 1914-2009, Buenos Aires, Publicación de la Fundación YPF, 2010

[9] MONTAÑEZ, Margarita, “Actuación de técnicos paisajistas franceses en el Uruguay”.  en revista DANA, Documentos de Arquitectura nacional y americana, 1993, Instituto argentino de investigaciones de historia de la arquitectura y el urbanismo, Resistencia, Chaco, Argentina, Nº 33 y 34

[10] Los documentos enviados de Dieppe, son fotocopias de muy mala calidad, por lo cual no podemos fijar con seguridad las fechas de nacimiento de padres y hermanos de Charles Racine.

[11] «Nuestro homenaje al prestigioso Arquitecto-Paisajista don Carlos Racine», en Euskal Erria, Revista quincenal baskongada del Uruguay, Montevideo, 1º de febrero de 1925, Nº 466

[12] Societé de Travaux Publiques & Constructions, «Certificat»Paris, 1887. [Certificado de trabajos realizados en el Ismo de Panamá (Colombia)].

[13] Revista de la Asociación Rural, Montevideo, 1890, Año XIX, Nº 3, [Afiche de propaganda del Cortijo Vidiella]

[14] Policía de seguridad, Sucre, Bolivia, 1895 [Certificado de trabajos de Carlos Racine para el Sr. Argandona

[15] [Chivicini] Bolivia [189?]  Contrato entre la Sra. de Castagné y el Sr Carlos Racine, por 5 años, en su huerta de Chivicini, Bolivia [Documento parcial del archivo de la familia Racine]

[16] Concejo Departamental, República de Bolivia, La Paz. 1895 [Nombramiento como Conservador del Parque de la Plaza 16 de Julio]

[17] Thays, Carlos. «Punta Ballena. Notas e impresiones» [El siglo]. Montevideo, 1904

[18] Junta E. Administrativa. Dirección de Parques y Jardines. Montevideo, 1902, 23 de agosto [Nombramiento como Jardinero Jefe del Jardín Botánico y embellecimiento y cuidado del Parque Urbano]

[19] PONTAC, M. Ferdinand. «La obra de don Carlos Racine. El Prado». En Boletín Informativo mensual de la Asociación pro-fomento. Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946         

[20] «Por los viveros del Prado», en El Día, Montevideo, 1911

[21] Junta E. Administrativa. Dirección de Parques y Jardines. Montevideo, 1902, 31 de octubre [Nombramiento para el trazado de un parque y jardines en una propiedad de la Comisión Nacional de Caridad y Beneficencia en Punta Carretas]

[22] Intendencia Municipal de Montevideo, Sección Parques y Jardines,Montevideo, 1906 [Nombramiento como Encargado interino de la Administración del Prado]

[23] Ibid. Montevideo. 1912 [Nombramiento como Jefe Técnico de la Sección Parques y Jardines]

[24] Ibid. Montevideo, 1912 [Se acepta la renuncia al cargo de Jefe Técnico de Parques y Jardines]

[25] Légation de la Republique française en Uruguay. Montevideo, 1912 [Nombramiento como Chevalier du Merite Agricole]

[26] «Una merecida recompensa». El Plata. Montevideo, 1912, 11 de setiembre

[27] «Fiestas de primavera, la exposición de floricultura y el Rosarium, La batalla de las flores». Diario del Plata, Montevideo, 1912, 16 de noviembre. [prácticamente toda la prensa montevideana, desde su creación presenta artículos altamente elogiosos sobre la rosaleda y su creador, imposibles de enumerar aquí]

[28] «En el Rosarium», El Siglo, Montevideo, 1913, 5 de noviembre

[29] «Nuestro homenaje al prestigioso Arquitecto-Paisajista Don Carlos Racine» Euskal Erria Revista quincenal baskongada del Uruguay, Montevideo, 1925, 1º de febrero, año XIV, Nº 466

[30] El Día suplemento dominical, Montevideo, 25 de setiembre de 1960, 25 de setiembre

   Baluarte, Dolores, 1935, 27 de marzo

[31] Documentos del Archivo familia Racine. Croquis parciales del parque

[32] «La obra de don Carlos Racine. El Parque Nacional de Carrasco» Boletín informativo mensual de la Asociación Pro Fomento de los Barrios Atahualpa, Paso del Molino y Prado. Montevideo, 1946, julio, Nº 3

[33] Tabaré, «Con nuestros hombres de progreso» El Pueblo, Montevideo, 1922, 21 de octubre

[34] «En los médanos de Carrasco» Diario Del Plata, Montevideo, 1928, 10 de marzo

[35] El Día, Montevideo, 1935, 28 de abril

[36] El Pueblo, Op.Cit.

[37] Documento de Archivo familia Racine

[38] El Debate, Montevideo, 24 de marzo de 1934

   El Pueblo, Montevideo, 25 de marzo de 1934 (tiene foto del homenaje, C. Racine    rodeado de su familia, amigos y personal diplomático)

    L´Impartial de Dieppe, Dieppe, 5 de marzo de 1934.

   “La Vigie”. [Dieppe]Recorte de prensa del Archivo familia Racine, sin datos.

[39] Archivo familia Racine